¡El Coaching NO es Psicología, Psicoanálisis ni Psicoterapia!


Generalmente cuando alguien me pregunta sobre lo que es el Coaching tiene como juicio alguna asociación entre la psicología y la psicoterapia o que se lleva a cabo únicamente en un ámbito de «clínica», por eso creo que es IMPORTANTE  dejar en claro qué NO ES COACHING:

Psicología, ni terapia: El coaching no es psicología ya que la misma se encarga de confrontar con el pasado y el dolor emocional, tanto como las patologías y los trastornos. El coach trabaja con el pasado cercano para recuperar aquellos patrones y estrategias utilizadas por el cliente que alguna vez le fueron de utilidad, y se proyecta al futuro, con planes y metas claras. Si bien, el Coaching no es psicología ni psicoterapia, éste toma desde sus fundamentos de la filosofía y la psicología desde diversos marcos teóricos, entre ellos la centrada en las potencialidades y capacidades de las personas como la corriente de Psicología Humanista, la Psicología Positiva y también la Psicología Cognitiva.

Counselling: si bien el Coaching y el Counselling tienen finalidades similares, no comparten el mismo medio para lograrlo. El consultor tiene como finalidad aconsejar, compartir dudas, inferir sobre la decisión del cliente. Desde el coaching no damos consejos a nuestros clientes, buscamos a través de las preguntas que sea la misma persona quien descubra cuáles son las mejores posibilidades para él mismo. Partimos de la idea de que creemos en que las personas tienen los recursos necesarios para que ellos mismos puedan encontrar las soluciones a su problemas. Los acompañamos para que aprendan de ellos mismos.

Mentoring: No es mentoría ya que el mentor es una persona que ha adquirido una cantidad significativa de experiencia o conocimiento de un rubro determinado, por ejemplo las finanzas, el liderazgo, la nutrición, entre otros. Y, tiene como función guiar y aconsejar al “alumno” en una relación prolongada para que alcance sus objetivos. En cambio, el Coach acompaña al Cliente (o coachee)  sin aconsejar ni recomendar a través de una relación de igual a igual que finaliza una vez concretado el objetivo de corto o mediano plazo.

 

En una próxima entrada escribiré cuándo es mejor hacer un proceso de Coaching y cuando hacer Psicoterapia.

¡Un fuerte abrazo!

Diego Castillo

Autor Diego Castillo

Coaching profesional

Más artículos de Diego Castillo